Movilidad Urbana, antes y después

Movilidad Urbana, antes y después

¿Cómo serán las ciudades del futuro?

Sostenibles, seguras y accesibles. Así serán las ciudades en un futuro cercano si aceleramos el proceso en el cambio de paradigma en movilidad.

El objetivo final es garantizar un sistema seguro, de cero emisiones contaminantes y cero ruidos.

La ciudad como una mega urbe contaminante se termina, dando lugar a más espacios verdes, a una movilidad que tiene más en cuenta al peatón y a la inserción de la movilidad eléctrica en la vida cotidiana y los servicios públicos.

En las ciudades inteligentes del futuro, el papel de la movilidad es esencial y va más allá de los vehículos en sí, incorporando la colaboración entre los sectores públicos y privados y primando la sostenibilidad, la inclusión y la tecnología, entre otros.

Tres puntos clave para la movilidad urbana en las ciudades inteligentes

Rendimiento y capacidad de adaptación

Consiste en minimizar la congestión y los tiempos de viaje, mejorar el mantenimiento de carreteras e infraestructuras y ampliar la oferta de transporte.

Visión y liderazgo

La movilidad urbana requiere Innovación, coordinación y dirección.

Es imprescindible contar con una planificación con visión a largo plazo y una coordinación entre los agentes involucrados para el desarrollo de la movilidad en las ciudades inteligentes.

Servicio e inclusión

La movilidad urbana debe ser accesible para todos los ciudadanos.

Una buena disponibilidad, precios ajustados y la reducción en el tiempo de espera en el trasporte público permitirán  una mayor adecuación de la movilidad sostenible a las necesidades de  la población.

 

Basándonos en estos tres puntos clave, podremos garantizar una movilidad urbana sostenible y compatible con la visión de ciudades inteligentes del futuro. Un nuevo modelo de ciudad solo es posible si cooperamos todos.